Jóvenes: ¿Arquitectos del futuro o víctimas?

“Fuimos llamados para ser los arquitectos del futuro, no sus víctimas”. R. Buckminster Fuller

¿Eres el arquitecto de tu futuro o  su víctima?.

Quizás te suene esta historia:

Has sido un buen muchacho o muchacha.  Seguiste las reglas de tus padres,  fuiste siempre un buen alumno en la escuela y en el colegio. Obedeciste llevando una carrera universitaria para tener un buen futuro.

Te graduaste con honores de la universidad y saliste con miles de ilusiones, esperando que ahí afuera estuvieran tus futuros empleadores deseando contratarte. Al fin y al cabo, fuiste el mejor de la clase y todos ellos deberían estar ansiosos por tenerte dentro de su equipo…  Pero, la historia es muy diferente a la que te contaron: no encuentras empleo. Empiezas a enviar más y más  curriculums y a esperar que el teléfono suene para alguna entrevista de trabajo,  y nada…

Es en ese momento que te empiezas a preguntar:  ¿Será que me equivoqué de carrera?,  ¿Debería sacar otro título, quizás una maestría o un doctorado?,  ¿Me falta estudiar más idiomas?, ¿Será que no me contratan por la falta de experiencia?, etc.  La verdadera pregunta que deberías hacerte es:   ¿Qué está pasando en el mundo?.

La respuesta a esta pregunta la describe muy bien el autor Robert Kiyosaki en su libro:  “Segunda Oportunidad”,  donde dice:

“Hace mucho, mucho tiempo… La gente iba a la escuela, conseguía un empleo, se retiraba joven y vivía feliz por siempre.

Hace mucho, mucho tiempo… Lo único que tenías que hacer para volverte rico era comprar una casa y venderla después, cuando subía el precio.

Hace mucho, mucho tiempo… Contar con un título universitario significaba tener un mejor salario.

Pero por desgracia, Hace mucho, mucho tiempo se terminó. El cuento de hadas llegó a su fin. el mundo cambió y sigue evolucionando”

El mundo cambió, ya no estamos en la era de la industrialización,  el empleo seguro ya no existe, el trabajo para toda la vida se acabó.  Ahora vivimos en un mundo globalizado, donde la industria y la contratación de mano de obra intensiva se ha trasladado al oriente; en donde la tecnología ha sustituido mucha de la mano de obra que antes se requería.  Un mundo donde las empresas y las personas compiten por sus mercados con otras a nivel mundial, no local.  Un mundo en donde compañías contratan personal desde cualquier parte del planeta.  Un mundo en donde compites por un puesto de trabajo no con tus amigos o compañeros de la universidad, sino con muchos profesionales en el mundo entero.

¿Te has dado cuenta que fuiste educado para un mundo que ya no existe?, ¿Te has dado cuenta que el sistema educativo se quedó perdido en el tiempo?.

Si es así, y ya has caído en cuenta de que no vas a resolver nada volviendo a la universidad, ni sacando dos carreras más.  Si te has dado cuenta que vives en un mundo que requiere otras habilidades y que tienes el reto de crear tu propia fuente de empleo, te invito a hacerte la siguientes preguntas que te ayudarán a retomar el control de tu futuro:

1- ¿Para qué soy realmente bueno?  ¿Qué es aquello que hago naturalmente de manera fácil?

2- ¿Qué me encanta hacer?  ¿Qué cosa haría aún si no me pagaran?

3- Si el dinero no fuera un problema, ¿a qué me dedicaría?

4- ¿Estaría dispuesto a hacer esto por el resto de mi vida?

5- ¿Cómo puedo servir a más personas con mis dones y talentos?

6-¿Adonde puedo ofrecer mis servicios aunque sea empezando como voluntario?

7- ¿Qué habilidades necesitaré desarrollar para ser mejor en esto que me encanta?

Si eres un joven que sientes que te han estafado,  que sos una víctima de ese futuro que empezaste a construir años atrás, que hoy debes empezar de cero; déjame decirte que puedes tomar nuevamente las riendas de tu vida.  Que el futuro te da una segunda oportunidad para reconstruir tu vida.  La palabra “crisis” tiene dos acepciones: riesgo o peligro y oportunidad.  Puedes tomar esa crisis y convertirla en una oportunidad, porque a pesar de que el mundo cambió, también hoy más que nunca se han creado nuevas oportunidades que puedes explorar y que puedes aprovechar para convertirte en el arquitecto de tu propio destino, y no en su víctima.

Comienza hoy mismo, conociéndote y valorando todo el talento que Dios te ha dado.  Aprovechando la tecnología y el conocimiento que posees.  Tomando tiempo para pensar, meditar y crear en tu mente el tipo de vida que te encantaría tener.  Comienza dándote la oportunidad de escuchar tu corazón y llevar adelante el propósito y misión de vida para el cual fuiste creado.  Conviértete hoy en el arquitecto de tu destino, no en su víctima.

Si necesitas ayuda en este proceso, estoy a tus órdenes.

Tu amiga,

 

Autor: Astridmarin

Financiera de Profesión, Profesora de Corazón. Mujer, Esposa, Madre y Emprendedora. Coach, Teacher & Speaker Internacional Certificada por The John Maxwell Team.