Equilibrio Trabajo y Familia: el reto del siglo XXI

El trabajo es una bendición… El trabajo es importante. El trabajo es valioso, pero ¿qué tal cuando tu trabajo te impide tener tiempo de calidad con tu familia?.  ¿Cómo te sientes después de una jornada de 8 a 10 horas de trabajo al llegar a casa?:   ¿Llegas con ganas de jugar con tus hijos o hacer trabajos escolares con ellos?.  ¿Te sientes con deseos de realizar otras actividades para tu vida o la de tu familia, como hacer deporte, compartir juntos o simplemente conversar?.

La tendencia del mundo actual, el estrés diario, las carreras, los problemas con el jefe, la competencia feroz por mantenerte en tu posición o escalar en la estructura jerárquica, las preocupaciones de dinero, las presas y filas para ir o volver de tu trabajo.  Esta vorágine de actividades que consumen todas tus fuerzas y energía, simplemente te dejan exhausto y con ganas de hacer absolutamente nada al llegar a casa.

La vida de hoy, no se asemeja para nada a la vida apacible de inicios del siglo XX, en donde las personas de verdad disfrutaban de su trabajo.  En donde el trabajo era una oportunidad real de servicio a los demás.  En donde las familias trabajaban juntas durante el día; o los hijos acompañaban a sus padres a las labores.  La vida laboral y la vida familiar se mezclaban armoniosamente y la felicidad era parte intrínsica del trabajo que generaba el sustento diario.  Lamentablemente, este tiempo se perdió con la entrada de la industrialización.  Los padres y madres empezaron a dejar sus hogares para internarse 12 o 14 horas en una fábrica que les intercambiaba su tiempo de vida por dinero y el tiempo con su familia se redujo a un simple buenos días y una despedida al acostarse.

¿Cómo equilibrar la vida laboral con la vida familiar hoy día?.  Te dejo acá 5 ideas que pueden ayudarte en este reto tan importante de poder vivir a partir de una actividad económica y a la vez, compartir tiempo con tu familia:

  1. Define claramente cuál es tu prioridad: establece con claridad si deseas trabajar más y ganar mucho dinero, o si pasar tiempo con tu familia es tu prioridad.
  2. Si tu prioridad es tiempo en familia, define qué actividades laborales que hoy realizas puedes eliminar o reducir para liberar ese tiempo para tu familia.
  3. Establece cuidadosa y detalladamente cuánto cuesta tu nivel de vida en tres escalas:
    • Tu nivel de subsistencia, es decir, cuánto te costaría vivir al nivel más bajo de gastos posible.  Haz el ejercicio como si estuvieras desempleado; estableciendo cuánto es lo mínimo que requieres para vivir.  Esto te dará una idea bastante clara de cuánto puedes bajar tu estilo de vida en términos monetarios y te permitirá visualizar los gastos innecesarios o lujos que podrías eliminar para cambiarlos por tiempo de vida con tu familia.
    • Tu nivel o estilo de vida actual: haz un ejercicio en el cual estableces por escrito cuánto cuesta tu actual estilo de vida.  Revisa que los ingresos y gastos actuales sean suficientes para mantener el estilo de vida que ya tienes, pero que no incluya lujos o derroches que podrías ahorrarte e igual seguir disfrutando una buena vida.   Este ejercicio pondrá en perspectiva tu vida actual versus lo que sueñas o deseas. Debes tener claro cuántas horas de vida inviertes para vivir de la forma en que hoy vives y si estás dispuesto a continuar haciéndolo o en realidad deseas tener un cambio que libere parte de tu tiempo para la familia.
    • Tu nivel de vida deseado o aspiracional:  Este ejercicio es sumamente importante, porque de acá puedes realmente aspirar a un cambio en tu calidad de vida.  Establece con precisión ¿cómo sería tu estilo de vida soñado?; ¿cómo desearías poder ganarte la vida?, ¿qué actividades deseas realizar aparte de trabajar; por ejemplo deporte, recreación,  vacaciones en familia, espacios para compartir y apoyar a tus hijos en sus estudios, tiempo en pareja, con amigos, etc.?.  Y la pregunta más importante: ¿Cuántas horas de tu día quieres dedicar a ganarte la vida?.

4. Investiga y pregunta a las personas que han alcanzado un equilibrio apropiado entre el trabajo y la familia cómo lo han logrado. Lee libros y mira videos.  Te aconsejo leer el libro: LA SEMANA LABORAL DE 4 HORAS, NO HACE FALTA TRABAJAR MÁS’ por Timothy Ferriss.

5. Si decides arrancar con un proceso de cambio real en tu vida, busca consejo y apoyo para establecer un plan de acción que te permita avanzar a paso seguro hacia el tipo de vida que deseas tener.

Recuerda que solo tienes una vida.  ¿En qué estás inviertiendo tu única vida?.

Para motivarte, te comparto acá el discurso del señor Bryan Dyson. Lo dijo al dejar el cargo de Presidente de Coca Cola:  “Imagina la vida como un juego en el que estás malabareando cinco pelotas en el aire”. Estas son: Tu Trabajo, – Tu Familia, – Tu Salud, -Tus Amigos, y – Tu Vida Espiritual, y tú las mantienes todas éstas en aire.  Pronto te darás cuenta que el trabajo es como una pelota de goma. Si la dejas caer, rebotará y regresará. Pero las otras cuatro pelotas: Familia, Salud, Amigos y Espíritu son frágiles, como de cristal. Si dejas caer una de estas, irrevocablemente saldrá astillada, marcada, mellada, dañada y encluso rota. Nunca volverá a ser lo mismo. Debes entender esto: apreciar y esforzarte por conseguir y cuidar lo más valioso. Trabaja eficientemente en el horario regular de oficina y deja el trabajo a tiempo. Dale el tiempo requerido a tu familia y a tus amigos. Haz ejercicio, come y descansa adecuadamente. Y sobre todo…crece en vida interior, en lo espiritual, que es lo más trascendental, porque es eterno. Shakespeare decía: Siempre me siento feliz, ¿sabes por qué?. Porque no espero nada de nadie, esperar siempre duele. Los problemas no son eternos, siempre tienen solución. Lo único que no se resuelve es la muerte. La vida es corta, ¡por eso ámala !.”

Vive tu vida intensamente, ¡Sólo tienes una oportunidad!.

Tu amiga,

Autor: Astridmarin

Financiera de Profesión, Profesora de Corazón. Mujer, Esposa, Madre y Emprendedora. Coach, Teacher & Speaker Internacional Certificada por The John Maxwell Team.