El Poder de Tomar Decisiones

“Un deseo no cambia nada, una decisión cambia todo”

En mi vida diaria, como consejera, recibo a menudo personas, o familias pasando por momentos difíciles a nivel financiero, emocional o familiar.  Escucho las miles de razones e historias por las cuales han llegado a ese punto en el cual se encuentran.  Y detrás de estas “razones-excusas” puedo ver un elemento común:  la postergación en  la toma de decisiones. 

Pero lo más gratificante de mi trabajo, después de iniciar el proceso de consejería con ellos,  es escucharles contar las increíbles historias de avance a medida que se decidieron a tomar el control de sus vidas.

Mi satisfacción es inmensa, no por el trabajo que realizo con ellos; sino, por observar la forma tan espectacular cómo actúa la vida, la providencia o Dios como quieran llamarle, cuando las personas están realmente dispuestos a tomar decisiones relevantes en sus vidas.

Justamente, hace pocos días, tuve la oportunidad de recibir varias llamadas de algunos de mis clientes con noticias como estas:  “Astrid, el terreno que teníamos en venta desde hace más de 6 años, se vendió en menos de un mes y hemos podido recuperar la inversión, pagar deudas y liberarnos de un activo improductivo que nos estaba ahogando”.   Otra como esta:  “Astrid, quiero contarte que he logrado encontrar nuevos socios para mi proyecto, se harán cargo de los gastos fijos y además me pagarán un salario fijo por quincena.  Me han contratado en una empresa para asesorarles y además he logrado colocar mis servicios como consultor en otra empresa grande”.  O por ejemplo esta otra:  “Astrid, logramos pagar todas nuestras deudas de tarjetas de crédito, pagamos el carro y nos quedó dinero para ahorrar e invertir, ¿qué hacemos con él?”.

Historias como éstas, simplemente me dibujan una gran sonrisa en el rostro y me recuerdan que ser un instrumento para que las personas cambien sus vidas de manera radical es un gran privilegio.  Pero más allá de la satisfacción que yo pueda experimentar, encuentro en estos procesos de cambio un elemento de PODER que aplicado de la manera correcta genera estos cambios tan extraordinarios.  Este poder lo describe muy bien el motivador internacional Anthony Robbins en su libro Controle Su Destino:  “Utilizar el poder de decisión le proporciona la capacidad para arrollar cualquier excusa que se interponga en el camino de cambiar todos y cada uno de los ámbitos de su vida en un instante.  Eso puede cambiar sus relaciones, su ambiente laboral, su nivel de agilidad física, sus ingresos y su estado emocional”.

No es magia ni nada por el estilo. Es el poder de tomar decisiones.  Ese poder de reclamar el derecho a construir nuestra propia vida, a liberarnos de las excusas y a hacernos responsables por nuestro destino. Ese poder liberador que nos obliga a admitir que no somos el resultado de las circunstancias, o de las decisiones de otras personas, y que tenemos en nuestras manos la potestad de cumplir nuestros sueños.

Ahora bien, si tomar decisiones es algo tan poderoso y a la vez simple, ¿por qué a muchas personas les cuesta tanto trabajo tomar decisiones?. Bueno, algunas razones podrían ser:  1) Temor a equivocarse. 2) Miedo al qué dirán.  3) Temor a salir de la zona de confort.  4) Pereza o desidia.  5) Porque es más fácil culpar a otros que admitir tus propios errores.

En fin, para ya dejarnos de excusas y empezar a tomar decisiones de una, acá te dejo un proceso simple para crear el hábito de tomar decisiones en tu vida.   A partir del momento en que tomes la decisión de tomar decisiones responsables, experimentarás esa fuerza de cambio que crea una decisión comprometida y congruente.

Paso 1:  Decida lo que desea con claridad, precisión y detalles.

Paso 2:  Emprenda la acción para alcanzar eso que usted desea.

Paso 3:  Observe lo que da resultado y lo que no.

Paso 4:  Cambie o modifique sus acciones hasta conseguir lo que quiere.

Recuerde, en el camino para alcanzar lo que usted HA DECIDIDO, experimentará una fuerza mayor a usted mismo.  Una vez iniciado el camino para alcanzar el QUE, el COMO se irá revelando de manera automática, casi mágica.

Como dice Caroline Myss: “La decisión es tu mayor poder, incluso mayor que el amor, porque para amar debes decidir convertirte en amante”. 

Que Dios te dé las fuerzas y el poder de decidir el tipo de vida que quieres tener.   Y si necesitas ayuda, aquí estoy a tus órdenes.

Tu amiga,

 

Autor: Astridmarin

Financiera de Profesión, Profesora de Corazón. Mujer, Esposa, Madre y Emprendedora. Coach, Teacher & Speaker Internacional Certificada por The John Maxwell Team.