7 Mitos sobre el Dinero

“Porque raíz de todos los  males es el amor al dinero”.

1 Timoteo 6:10

A través de la historia de la humanidad, el hombre ha hecho muchas cosas por obtener el dinero.  La codicia y el amor al dinero, han llevado a muchos a pervertir sus caminos, realizar actos deshonestos y hasta vender su propia vida.  Cuando el corazón del hombre es conquistado por el amor al dinero, allí nacen definitivamente todos los males.

Sin embargo, el dinero en sí mismo no es más que un “instrumento”.  Así como usas la cuchara para comer, o la pala para abrir un surco en el suelo, el dinero es solamente una herramienta que permite alcanzar objetivos de forma más acelerada en la vida.  Algunos dicen que el dinero es como un “camaleón”, que cambia de color dependiendo del color del corazón de quien lo posee.  De esta forma, el dinero “amplifica” lo que de por sí ya somos en esencia; si sos una persona avariciosa, tacaña y codiciosa, estas cualidades se amplificarán al tener dinero.  Si sos una persona de buen corazón, honorable y con profundos valores morales, el dinero aumentará estas características y podrás ser de bendición para muchos al destinar tu dinero para buenas obras.

Lo que dice el pasaje bíblico de 1 de Timoteo es claro:  “El amor al dinero es la raíz de todos los males”.  Es “el amor al dinero” y no el dinero en sí mismo.  De modo que debemos tener claro que el dinero en sí mismo no es ni bueno, ni malo. Es simplemente un instrumento más que puesto en nuestras manos puede ser para bendición o para maldición.

Para aclarar algunos de los principales mitos que hemos escuchado acerca del dinero y que en muchas ocasiones nos han hecho verlo como algo malo, o algo a lo que debemos temer, les dejo acá una breve explicación de 7 Mitos sobre el dinero:

Mito No. 1:  El dinero estropea a las personas. Como dijimos anteriormente, en realidad el dinero es un amplificador o acelerador de lo que realmente somos. Si sos un avaro pobre serás un avaro rico, si sos una persona generosa pobre, serás un rico generoso. El dinero permite hacer lo que deseamos a una velocidad mayor que si no lo tuviéramos. El dinero es una herramienta, tal como es tu martillo, tu cuchara para comer, o tu vehículo para desplazarte.   Por lo tanto, debes ver el dinero como lo que realmente es y evitar temerle o ponerlo en lugares altos y adorarlo.

Mito No. 2 : Si tengo dinero es porque hay alguien que no lo tiene: acá debo remitirme a un hecho histórico que cambió el valor real del dinero para siempre en el mundo.  En el año 1971, el presidente de los Estados Unidos, Richard Nixon, aprobó que se desligara la impresión de billetes y monedas estadounidenses del patrón oro.  Desde ese entonces, la impresión de papel moneda es algo tan automatizado como imprimir libros o cuadernos en una imprenta.  El papel moneda no tiene un respaldo de riqueza real o primaria que le sustente.  Los bancos emisores empezaron a emitirlo sin ningún respaldo real.    Y cada día se continúan imprimiendo miles de estos papeles que se insertan a la economía mundial.  Así como ves, el dinero en sí mismo no es para nada escaso, al contrario, hay demasiado dinero por ahí circulando en el mundo.  De manera que si hasta ahora pensabas que el que tiene mucho dinero es porque se lo ha quitado a otro, debes eliminar este mito de tu mente.  El dinero no es un juego de suma cero. De manera que si llegas a tener más dinero por el aporte valioso que haces a la sociedad, no es porque este dinero le esté faltando a otro.

Mito No.3: Las buenas personas no tienen dinero. Este mito está asociado definitivamente con el famoso refrán de nuestros abuelos que decía: “El dinero es poder, y el poder corrompe”, o aquella frase famosa:  “cuando toques dinero lávate las manos porque el dinero es sucio”.  Estos paradigmas instaurados en nuestras mentes nos hacían pensar que las buenas personas no tenían que tener dinero; de hecho, algunos incluso profesaban “votos de pobreza” para poder ser más buenos.  La idea era que el dinero te hacía una mala persona o bien te cambiaba para mal.  No obstante, como lo hablamos al principio, qué bueno sería que las buenas personas tuvieran dinero. Porque de esta forma, lo podrían emplear para buenas causas y entonces la sociedad sería mucho mejor.

Mito No. 4: Ser rico es tener muchas posesiones materiales. Estilo de vida no es igual a tener posesiones. La idea de éxito económico que nos ha vendido el mundo está relacionada con “tener cosas materiales”, o mejor dicho, vivir lleno de “chunches”.  La verdad, que la verdadera riqueza no se puede medir por la cantidad de cosas materiales que posees.  La verdadera riqueza y éxito se mide por cuánto haz alcanzado en tu vida de lo que deseas alcanzar, y qué tan feliz y pleno sos.  Tu estilo de vida lo defines tú mismo.  Y no necesitas ser multimillonario para considerarte una persona rica, abundante y próspera. Tu puedes vivir la vida que quieres ya, sin necesidad de poseer las cosas.  Porque una cosa es “disfrutar las cosas” y otra es “poseerlas” o ser el dueño.  Te voy a dar un ejemplo:  puedes disfrutar manejando el carro de tus sueños, sin necesidad de ser el dueño del mismo.  Simplemente lo alquilas por uno o dos días, lo manejas y los disfrutas.  Otro ejemplo:  deseas disfrutar unos días en la mejor playa de tu país:  alquilas un apartamento o casita junto a esa plaza hermosa, te vas de paseo, disfrutas unos días y vives la vida que sueñas.  Sin necesidad de “poseer” los bienes materiales puedes disfrutar muchas cosas que deseas en tu vida.

Mito No. 5: El dinero estropea la sociedad. Esta idea está relacionada con el concepto de que los poseedores del dinero en el mundo son todos malas personas y que por lo tanto, usan el dinero para corromper o dañar la sociedad.   Aunque es cierto que muchas personas cometen actos de corrupción para obtener el dinero, cada uno de nosotros podría hacer del mundo un lugar mejor si usáramos el dinero para apoyar sólo aquellas iniciativas o proyectos que favorezcan a la sociedad.  Es decir que con cada compra que hacemos cada día podríamos estar votando a favor o en contra de las iniciativas que favorezcan al mundo.  Por ejemplo, si no estás de acuerdo con los productos o servicios que ofrece una industria en particular, no le dés tu dinero a ese industria. De esta forma estamos “votando” para que el producto desaparezca.  Piensa muy bien qué causas estás apoyando al pagar con tu dinero.

Mito No. 6: Cuando alguien dice que el dinero no es importante, el dinero se va a alejar de ti. “El dinero es la energía que mueve el mundo”, dicen por ahí.  El dinero en efecto es “energía”, es una fuerza en movimiento, va de un lugar a otro y de una persona o otra.  Si tu opinión acerca del dinero es “el dinero no es importante”,  el dinero se alejará de tí.  Porque tu pensamiento y sentimiento generarán acciones para alejarlo al no considerarlo algo de importancia en tu vida.  Ten mucho cuidado con lo que manifiestas con tu boca acerca del dinero.  Tu mente, pensamientos y acciones deben tener el concepto correcto sobre el dinero para atraerlo y usarlo de manera correcta en tu vida.

Mito No.7: Cuando tenga dinero lo administraré: “El que es fiel en lo muy poco, también en lo más es fiel” (Lucas 16:10).  Si aprendes a ser un buen administrador de tu dinero cuando tengas poco, es posible que llegues a tener mucho dinero.  Pero si eres infiel o mal administrador con lo poquito,  nunca podrás llegar a tener más dinero.  Como dice el famoso escritor T Hark Eker:  “El hábito de administrar tu dinero es más importante que la cantidad”.   Si te conviertes en un fiel administrador del dinero, más dinero vendrá a tu vida.

Espero que puedas trabajar a nivel mental estos 7 Mitos sobre el Dinero, y recordar que la abundancia y la prosperidad está guardada para aquellos cuyo corazón está dispuesto a dar, a servir y a ser fieles administradores de lo que Dios ha puesto en tus manos.

Tu amiga,

 

Autor: Astridmarin

Financiera de Profesión, Profesora de Corazón. Mujer, Esposa, Madre y Emprendedora. Coach, Teacher & Speaker Internacional Certificada por The John Maxwell Team.